Teoría del Yoga

Ver lo que es, la serpiente y la cuerda

Una pregunta que frecuentemente me hacen por teléfono o en persona es esta, «Robert, ¿cómo ves el mundo?» ¿Cómo se supone que veo el mundo? Alguien me dice: «Yo sé que tú ves la consciencia, no nos ves a nosotros». Si yo no os viera no sería capaz de funcionar. Por supuesto que os veo. Otra persona dice, «Él ve luces brillantes e imágenes sagradas». Una vez más, si yo viera luces brillantes e imágenes sagradas sería atropellado por un camión. Veo exactamente lo que vosotros veis, nada. La única diferencia es la siguiente. Yo miro el mundo y me río, porque me doy cuenta de que yo no sé, o yo no pienso.

Me doy cuenta de que el mundo no es otro que yo mismo. El mundo es consciencia. El mundo no es lo que parece, sino que es una superposición. Por lo tanto un Sabio ve el mundo, pero se da cuenta de que el mundo es Brahman, y es sólo una apariencia, mientras que la mayoría de las personas ven el mundo y se identifican con el mundo. Por lo tanto tienen miedos, frustraciones, dolores, disputas, guerras, la inhumanidad del hombre hacia el hombre. Sólo porque se identifican con el mundo.

Un buen ejemplo de esto es el ejemplo del que siempre hablamos, la serpiente y la cuerda. Esa es la superposición incondicionada, donde ves la serpiente en lugar de la cuerda y te asustas porque la luz es tenue. Pero cuando la luz es de nuevo más brillante sabes que es una cuerda, y que la cuerda no puede engañarte de nuevo. Cada vez que caminas al lado de la cuerda sabes que es una cuerda y no es una serpiente, la serpiente es el mundo y la cuerda es la consciencia.

Pero entonces alguien dice: «Ese es un buen ejemplo, pero cuando yo veo el mundo él no cambia para mí, como cambia para usted cuando se enciende la luz y ve que es realmente una cuerda. El mundo sigue siendo el mismo para mí ya sea que haya luz u oscuridad o lo que sea. ¿Cómo se explica eso?»

Así que de nuevo la respuesta es esta. Estás viendo el mundo como el agua en el espejismo. El agua no cambia, pero la primera vez que ves el agua en el espejismo tratas de tomarla pero lo que te encuentras es arena. Después de eso sabes que es un espejismo, pero siempre aparece como agua. No cambia como la cuerda en la serpiente. Siempre se ve agua. Sólo que ya no reaccionas ante ella nunca más. Cuando caminas por el lugar donde el agua se encuentra en el espejismo, te ríes, te das cuenta de que el agua no es real. Y así el Sabio ve el mundo exactamente de la misma manera. El mundo ya no engaña al sabio. Es como el agua en el espejismo. Él participa del mundo, pero no se deja engañar por el mundo. El mundo no tiene ningún interés para él. Porque la identificación es con el Ser, con la consciencia.

Fuente: Robert Adams Satsangs – The Collected Works (eBook version). https://www.nodualidad.info/charlas/permanecer-en-el-yo.html
Hace unos días, paseando, encontré esta escena y me recordó a la historia 😉

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s