Escucha Profunda, Inspiraciones, Meditación, Espiritualidad

La práctica es escuchar el corazón

Funciona como tomar el sol.

A veces llamamos práctica a aquello que nos permite estar en ese estado receptivo, a entrar en contacto con el corazón. Osea, a coger las hamacas y bajar a la playa.

En ese sentido, a mi me ayuda el silenciarme, cantar un mantra con devoción, sentir la brisa en mi piel, el olor de una flor, la lectura de una frase espiritual, unas respiraciones profundas… generalmente nada duro ni abrupto me ayuda a escuchar.

Aunque, cuando me pongo muy cafre (obsesionada con algún tema de interés) a veces tengo antes que quemar esos cartuchos o que dejarme quemar por ellos antes de «llegar a tomar el sol»…

El corazón al que me refiero no es el corazón físico, ni tampoco los estados emocionales. Es el centro de nuestro ser, nuestro espíritu, el lugar espacioso y en calma que nos habita y en el que habitamos.

Este sol funciona de manera que yo me expongo a él y él enciende mi luz (mi corazón), y, cuando llevo un ratito de exposición, mi propia luz empieza a sentirse como un sol propio (como si un cable invisible de ese sol mayor estuviera creando otro sol de sí mismo y dándole vida en este cuerpo).

En ese sol habita el «recuerdo» de quién soy y tiene todas las informaciones necesarias, pero no es una biblioteca. Es más como una brújula o una referencia donde tomar una señal clara. No vuelve mi cabeza loca, sino que da una pequeña información codificada en su silencio, algo a través de lo que yo entiendo un sencillo mensaje:

  • Para.
  • Enraíza.
  • Actúa.
  • Espera.
  • Está bien así.
  • Observa el miedo.
  • Eso es para ti.
  • No te rindas ahora, pero descansa.

Ese mensaje está hecho de la luz del sol, osea que lo entiendo de un modo intuitivo. Y si no he estado expuesta suficiente tiempo al sol, aún quedan las voces de mi mente y de mis emociones, que no tienen porqué estar de acuerdo con ese mensaje.

La práctica también es como calibrar una herramienta o afinar un instrumento, de modo que la mente y las emociones acepten la frecuencia del corazón y funcionen para él. Entonces se reduce el estrés de pensar una cosa, sentir otra y en el fondo fondo querer otra con todo tu corazón. Este sol simplifica esos ruidos.

Accede a través de este enlace a un vídeo curso totalmente gratuito con tres módulos que te llevarán un paso más allá o te ayudarán a iniciar tu práctica espiritual y meditar de forma consistente, abrazando todo lo que venga en tu vida.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s