Mi historia con el yoga

Aquí comparto un testimonio sobre mi experiencia con el Yoga.
Si lo que estás buscando es información más general sobre las clases,
la encontrarás en el apartado Yoga. ¡Gracias!

MI HISTORIA CON EL YOGA

FotoPerfilAnaPerea17_72

Los primeros pasos… no recuerdo cuándo, durante la adolescencia había curioseado libros de yoga y aunque no conocía a nadie que lo practicara había un cierto interés por ello. La meditación… me sonaba exótica pero íntima, tal vez debido a que, por mi educación, estaba familiarizada con ciertos momentos de oración y contemplación.

No fue hasta que me fui de casa para estudiar en la universidad de Comunicación en Salamanca que me animé a tomar mis primeras clases de yoga. Fue en una escuela de Hatha yoga (Kinesalud) por la que pasaba a menudo. Eran tiempos de muchos cambios y experiencias nuevas, encajó muy bien y me sirvió de introducción práctica de lo que el yoga podía ofrecer. Por ejemplo, en este período dejé espontáneamente de fumar. También descubrí que para mi no era una práctica en la que pudiera distraerme de mí misma; si tenía un mal momento lo notaba más claramente.

Dejé de practicarlo cuando acabé los estudios y vine a trabajar en comunicación interna de Intermón Oxfam Barcelona. Busqué en varios centros, practiqué con varios profes aquí y allí pero nada consistente… Hasta que encontré una escuela que me gustó, donde me reincorporé a las clases e incluso participé en un período de estudio donde la profesora, Marcela, nos inició a unas cuantas alumnas en el Kundalini yoga y en cómo enseñarlo. Allí empezamos a hacer prácticas de profesora y sustituciones en las clases del centro. Hace ya unos cuántos años, alrededor de 2008.

En 2009 participé en un curso de meditación Vipassana, con el que quedé gratamente impactada, y en el que me recomendaron no combinar esta técnica de meditación con el kundalini yoga, por lo que decidí cambiar de rumbo.

Me tomé un tiempo para encontrar una escuela donde practicar y formarme. Y en la búsqueda conocí varios estilos y enfoques de la práctica, lo cuál me enriqueció mucho. Elegí unas nuevas clases y formación, volviendo de nuevo al Hatha yoga de mis inicios. Pero esta vez con un enfoque muy particular del mismo, de manos de Quim Altés, quien impregna esta práctica con sus conocimientos del método Feldenkrais (técnicas de movimiento consciente) que fomentan la conciencia corporal de una manera muy orgánica e introspectiva.

Además, y por recomendación del mismo profesor, participo semanalmente en clases de Yoga Iyengar, que basan su práctica en una metodología totalmente diferente, con mucho más enfoque en el alineamiento y en ir avanzando gradualmente en la maestría de las asanas/posturas para ir después integrando paso a paso, pranayama y meditación.

Después de 2 años, siento que necesito algunas herramientas que no encuentro aún entre mis conocimientos y dejo estas dos escuelas para hacer algunos talleres de yoga terapéutico (enfocado a cómo orientar la práctica cuando hay lesiones en el cuerpo) y me sumerjo en una nueva formación y clases de Anusara Yoga, que es una metodología que, inspirada en la práctica de Yoga Iyengar sintetiza los principios de alineamiento e integra la filosofía tántrica con un entusiasmo renovador.

Además, como esta formación se hace en módulos y no hay encuentros tan a menudo, en este tiempo cobran mucha importancia en mi práctica los talleres, seminarios, lecturas y grupos en los que participo: círculos de mujeres, Tantra, etc. Y posteriormente Advaita.

En este tiempo tuve primero un trabajo a jornada completa en comunicación interna en la ONG Intermón Oxfam durante unos tres años y posteriormente otro a media jornada en la revista de consumo consciente Opcions durante otros tres. A la vez estudié una segunda licenciatura en la universidad a distancia (UNED), de Antropología social y cultural. No me faltaba entusiasmo y dedicación.

Estas experiencias profesionales en ámbitos no lucrativos y los estudios académicos vienen a desembocar en mi inquietud de ir más allá de lo establecido para descubrir lo que intuitivamente sabemos que somos, parte del todo, y la búsqueda de la única satisfacción duradera, la de saberse una con todo.

Cuando cumplí los 30 años se dio un punto de inflexión: se acabó el contrato en el proyecto donde trabajaba, terminé los estudios que hacía a distancia, se rompió una relación de pareja, me diagnosticaron una enfermedad del oído interno que me produjo vértigos, tinitus, sordera … y tomé unos meses para viajar a India y Nepal. Allí visité muchos lugares soñados y también experimenté muchas situaciones difíciles (lo cual es inevitablemente parte del camino), conocí la medicina ayurveda (que antes había estudiado) en una clínica en la que recibí un tratamiento de Panchakarma (combinación de terapias para limpiar y reequilibrar el sistema; me tomó tres semanas)…

056A2804_3sep

Todo ello hace que cambien muchas cosas. Las novedades más importantes vienen de manos del maestro que conozco a la vuelta del viaje, en 2012, Mooji. Entonces a través de videos, y en los siguientes años asistiendo a sus retiros y charlas. Lo reconozco como mi maestro, el que me puede guiar hasta el final de mi práctica. En los últimos 5 años he tenido la oportunidad de pasar unos meses cada año en su centro de retiros de Portugal

(Monte Sahaja) participando en los programas de Seva (trabajo voluntario), además de sus retiros y satsangs. De él tomo mi nombre espiritual, Swarupa, que significa Verdad, Tu verdadera naturaleza, que es a lo que él apunta incansable.

Desde hace unos años comparto la práctica de hatha yoga como trabajo principal, aunque a veces combinado con participación en otros pequeños proyectos. Puedo decir que ahora es parte de mi aprendizaje compartirlo con otros seres, mantenerme en esa frescura que permite adaptarse al momento y a las necesidades de quienes acuden a las clases…

Captura de pantalla 2019-02-08 a las 16.52.39

Inmensa gratitud a tod@s l@s que han participado en esta historia personal con el yoga y a tod@s l@s que, a día de hoy, siguen acompañándome en ella. GRACIAS.

separapaginasadri_flier

3 pensamientos en “Mi historia con el yoga

  1. Pingback: Yoga en Les Corts | Yoga en el Centre Integral de Salut

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: