Ana

Aquí comparto un testimonio sobre mi experiencia con el Yoga.
Si lo que estás buscando es información más general sobre las clases,
la encontrarás en el apartado Yoga.

MI HISTORIA CON EL YOGA… (más o menos)

FotoPerfilAnaPerea17_72

Recibí mis primeras clases de Hatha yoga mientras estudiaba en la Universidad en Salamanca; antes había curioseado libros por mi cuenta. Me resultó una práctica agradable que, a la vez, traía experiencias nuevas y curiosas a mi vida.

Por ejemplo, dejé espontáneamente de fumar. También descubrí que para mi no era una práctica en la que pudiera distraerme de mí misma; si tenía un mal momento lo notaba más claramente.

Dejé de practicarlo cuando acabé mis estudios en comunicación y me vine a vivir a Barcelona para trabajar. Busqué en varios centros, practiqué con varios profes aquí y allí. Pero cuando finalmente encontré una escuela que me gustó, seguí practicando en ella. Entonces quise profundizar y participé en un período de estudio, junto con algunas compañeras en ese mismo centro. Entonces, la profesora, Marcela, nos inició en el Kundalini yoga y allí empezamos a hacer prácticas de profesora y sustituciones en las clases del centro. Hace ya unos cuántos años, creo que fue alrededor de 2008.

En 2009 participé en un curso de meditación Vipassana, en el que tuve una experiencia impactante, y en el que me recomendaron no combinar ese tipo de yoga con este de meditación, así que, aunque no entendí del todo bien los motivos, como si intuyera una verdad más profunda en ese consejo, decidí cambiar de rumbo.

Empiezo a buscar otra escuela donde practicar y formarme. Y en la búsqueda conocí varios estilos y enfoques de la práctica, lo cuál me enriqueció mucho. Elegí unas clases y una nueva formación de yoga de 4 años, avalada por la AEPY, dirigida por Quim Altés, quien impregna esta práctica con sus conocimientos de técnicas de movimiento que fomentan la conciencia corporal e inteligencia del cuerpo en el movimiento y su visión del yoga como herramienta de introspección.

Además, y por recomendación del mismo profesor, participo semanalmente en clases de Yoga Iyengar, que basan su práctica en una metodología totalmente diferente, con mucho más enfoque en el alineamiento y en ir avanzando gradualmente en la maestría de las asanas para ir después integrando paso a paso, pranayama y meditación.

Después de 2 años, y de haber dejado de dar clases y de luego retomarlas, siento que necesito algunas herramientas que no encuentro aún entre mis conocimientos y dejo estas escuelas para hacer algunos talleres de yoga terapéutico (más enfocado a cómo orientar la práctica cuando hay lesiones en el cuerpo) y me sumerjo en una nueva formación y clases de Anusara Yoga, que es una metodología que, inspirada en la práctica de Yoga Iyengar sintetiza los principios de alineamiento e integra la filosofía tántrica con un entusiasmo renovador. Además, talleres y seminarios de feminidad consciente y Tantra son parte de lo más vivo en este período.

En este tiempo acabo de estudiar Antropología en la Universidad a distancia (lo que combiné con el trabajo y los estudios de yoga -¡no se cómo lo hice!-); se acaba el contrato en el proyecto donde trabajaba y viajo a India, donde conocí la medicina ayurveda de primera mano en una clínica en la que me interno por tres semanas para recibir un Panchakarma (combinación de terapias para limpiar y reequilibrar el sistema) y el tratamiento de un vértigo del que sufro un episodio en ese momento.

Todo ello hace que cambien muchas cosas. Las más importantes novedades vienen de mano del maestro espiritual que conozco en ese momento, 2012, Mooji. Entonces a través de videos, y posteriormente asistiendo a sus retiros y charlas. En los últimos 4 años pasando algunos meses al año en su ashram de Portugal participando en los programas de Seva (trabajo voluntario).

En ese momento, gracias a las experiencias anteriores, al cansancio de buscar y buscar más estudios, cursos y respuestas sin poder integrar todo ello, las enseñanzas de Mooji llegan como agua a un sediento. Parece transmitirme que no necesito seguir buscando más y más, que puedo parar, parar, escuchar, ser. Y aún estoy en ello. Pero no tengo forma de expresar cómo de rico en nutrientes es y cómo todo parece irse ordenando por sí solo ante mis ojos…

Así que cuando me preguntan ¿qué yoga enseñas? A veces me cuesta responder.

“La vida cuida de la vida”, dice mi maestro, Mooji.

056A2804_3sep

 

 

A tod@s l@s que me acompañáis día a día, GRACIAS por la confianza, el cariño y los aprendizajes compartidos.

 

 

separapaginasadri_flierMooji ji ki Jai!

3 pensamientos en “Ana

  1. Pingback: Yoga en Les Corts | Yoga en el Centre Integral de Salut

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: