Busca hasta encontrar eso que te trae paz, propósito y silencio

Después de pasar por distintos profesores de yoga, con Ana conseguí acercarme a esta práctica a partir de un respecto hacia el propio ritmo del cuerpo y a partir de un diálogo íntimo con él. Sus indicaciones de extrema suavidad y su manera de arropar cualquier estímulo entorpecedor para la práctica son una enseñanza que, más allá del yoga, se trasladan al día a día.

Bàrbara Raubert

Me apunté a hacer yoga originalmente para corregir la postura y, con Ana, no solo acerté de pleno, sino que descubrí un gusto por el yoga que iba más allá de la simple practicidad. Ana explica y muestra con mucho detalle y cariño; poniendo énfasis en pequeños detalles (mentales, posturales, de respiración) que no se explican en otro tipo de clases. He ido a otros sitios y nunca tan bien como con ella.

Naoise Golden